Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Pues sí, como sigue el calor y no sólo de cerveza puede vivir el hombre, hemos decidido incorporar el gazpacho a nuestra oferta culinaria. En su justa medida (como siempre decimos), éste es un plato que posee beneficios para nuestra salud debido a sus ingredientes principales: tomates, pimiento, ajo, pepino, cebolla y aceite de oliva. Es su contenido en ajos, por ejemplo, el que, según la revista evidasana.com, le proporciona un efecto vasodilatador que contribuye a disminuir la presión arterial. Además, es un buen antioxidante por el carotenoide de los tomates y posee vitaminas C, A y E.

Variantes del gazpacho hay muchas, aunque la más famosa sea sin duda la andaluza, como el salmorejo, el extremeño y el pastor. También los cocineros gustan de experimentar nuevas fórmulas como gazpachos de sandía, melón y otras combinaciones que incorporan a la receta frutas.

Sobre su origen, hay muchas teorías e, incluso, su fecha de aparición no parece clara, ya que, tal como se explica en http://www.historiacocina.com, la receta apareció en las clases sociales más desfavorecidas. Según este portal, su origen geográfico está en Andalucía, lugar que los romanos denominaba “granero de Roma”. Durante la dominación árabe existía también un gazpacho, que al parecer ahora se denomina blanco, y que estaba compuesto por ajo, almendras, migas de pan, vinagre, clara de huevo, habas secas, aceite, sal y agua, acompañado por una guarnición de manzana troceada.

De momento, nosotros hemos hecho gazpacho andaluz. ¿Te vienes a probarlo?