Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Ya hace años que se nos ha instalado la idea de que al menos tenemos que beber todos los días dos litros de agua. Sin embargo, también han surgido voces en contra y es que se debe a que cada persona es un mundo, cada cuerpo humano tiene sus peculiaridades y circunstancias y las sentencias y recomendaciones populares nunca pueden generalizarse. Ponemos sólo un ejemplo de estudio, en 2002, la Universidad de Medicina de Dartmouth (Estados Unidos) publicó uno en el que afirmaban que no habían encontrado evidencia científica al consejo de beber dos litros de agua al día. De hecho, advertían también del peligro de su abuso, que puede ser perjudicial para el riñón si éste no es capaz de excretar suficiente agua, así como de los efectos psicológicos dañinos al padecer sentimientos de culpa por no alcanzar la cifra. El mismo estudio sí recomienda el alto consumo de agua en casos de determinadas dolencias, como piedras en el riñón, esfuerzos físicos grandes, altas temperaturas o viajes en avión largos.

La conclusión lógica es que ante cualquier recomendación sobre la salud se debe analizar las características físicas de cada persona y sus circunstancias vitales. Por ejemplo, la web www.botanical-online.com, asegura que “la necesidad de ingesta dependerá del grado de calor y el esfuerzo físico que realizamos”. Además, este portal nos advierte de que un tercio del agua que perdemos con el sudor, la orina y la respiración se recupera con la comida.

En Tenerife estamos teniendo estos días altas temperaturas, por lo que el Gobierno de Canarias ha vuelto a emitir sus recomendaciones y, entre ellas, incluye no esperar a estar sediento y, en el caso de las personas mayores y enfermos crónicos, beber al menos cada hora para evitar la deshidratación. Las horas del mediodía (entre las 12 y las 16 horas) no son buenas para permanecer al sol, pues los rayos solares caen de forma más vertical, así que ¿por qué no pasas esas horitas a la sombra y con aire acondicionado en La Playita?