Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

No es infrecuente ver en los restaurantes hoy en día a personas, incluso en la misma mesa, comiendo con una mano mientras con la otra chatean o juegan con sus tabletas o teléfonos móviles. Antes, cuando la tecnología invadía menos nuestro paisaje cotidiano, las personas solitarias solían terminar por ponerse a hablar con quien almorzaba en la mesa de al lado. O se concentraba en disfrutar de los platos escogidos.

Aunque de los españoles dicen que alargamos las sobremesas, la globalización y, sobre todo, unos horarios más extensos de lo debido, nos han convertido en comensales express, que buscan comer para reponer fuerzas y continuar con la jornada. Esta realidad ha provocado también que muchos trabajadores, cargados de trabajo y actividades extralaborales, terminemos comiendo delante de la pantalla. La revista Muy Interesante se preguntaba hace unos días si comer delante del ordenador era malo. A casi todos nos vendrá la misma respuesta a la cabeza. Pues sí, comer delante del ordenador nos convierte en seres humanos más sedentarios, con más hambre durante todo el día y más gordos.

Desde La Playita reivindicamos la gastronomía canaria pero también aquellos hábitos que reunían a la familia y a los amigos en torno a una mesa para disfrutar de una buena comida y una grata conversación, sin interrupciones tecnológicas por medio. Una buena alimentación y el descanso mental que nos da pasar un rato agradable (como una interesante sobremesa) también nos permite volver al trabajo con más fuerza y ganas y rendir, por tanto, más.